El Vino de Messi espera salir a la cancha

Silvio Alberto, enólogo principal de Bodegas Bianchi, fue el encargado de elaborar el vino personal del astro del futbol.

Se trata de un Blend de cinco cepas (Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot y un toque de Cabernet Franc y Petit Verdot) que pasó poco más de un año en barrica de roble, ya fue embotellado y quedará en estiba para cuando «esté listo para consumir» según comentó el enólogo que, además, confesó que Leo, entre bromas, le hizo una advertencia: “Mi vino tiene que ser mejor que el de Iniesta” (su ex compañero del Barcelona, dueño de Bodegas en España).

El gusto por el vino de Leo Messi es, en parte, herencia de su padre Jorge, que es conocedor de vinos y fanático de la bodega mendocina afincada en el Valle de Uco y San Rafael, responsable de elaborar el vino L10, de la Fundación Messi, que destina parte de sus ventas a sostener proyectos para el cuidado de la salud y la educación de chicos con desventajas socioeconómicas.

Pero la afición del capitán a esta bebida también viene de su vida en Europa. Hace unos años, se dio el gusto de regalarle a su mamá un vino Vega-Sicilia, cosecha 1960, el año de nacimiento de ella.

Para orientar el estilo de su vino, el futbolista tuvo dos encuentros con parte del equipo directivo de la bodega. Primero se reunieron en la casa de la familia Messi en las afueras de Rosario. Y en 2019 en la casa de Leo en Barcelona. “Le llevé el corte definitivo del vino que está embotellado y en estiba, esperando que evolucione para poder hacer el lanzamiento cuando Messi lo disponga”, explicó Silvio.

Las uvas del vino personal del Leo provienen de la localidad de Los Chacayes, municipio de Tunuyán, en el Valle de Uco, a 120 kilómetros de la ciudad de Mendoza, región de la que salen los mejores y más premiados vinos argentinos.

Por ahora es un proyecto personal de alrededor de 3000 botellas, “un gusto que quiera darse Messi», pero que puede transformarse en un producto comercial a futuro, según comenta el enólogo mendocino, si el astro lo dispone.

El estilo del vino que le gusta a Messi es “más europeo”, según su asesor. El futbolista prefiere un vino aromático, que se perciban los aromas a fruta, bien equilibrado y fácil de beber. «No le gustan los vinos pesados», asegura el enólogo de Bianchi.

Asi que veremos si Messi decide celebrar su pase de Barcelona a Paris con su vino que allí lo espera, en estiba, evolucionando, aguardando el momento de salir a la cancha y brillar.

COMPARTÍ ESTA PUBLICACIÓN

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Ir arriba